HISTORIA COLOMBÓFILA DE MADRID

1902 (2ª parte)
La Exposición Internacional de Avicultura

En La Paloma Mensajera, año XII; Mayo 1902, nº 137, se recoge una crónica escrita por Joaquín de la Llave, Teniente de Ingenieros y corresponsal oficial de la Federación para todos los asuntos derivados de la Exposición. En dicha crónica "Desde la Exposición" escrita en 1 de Mayo, destaca aspectos generales del recinto de los antiguos Jardines del Buen Retiro donde describe que el pabellón de colombofilia se encuentra situado en la parte alta del teatro y que es la mas artística y elegante de todas. En la parte inferior se encuentra la instalación del cuerpo de Ingenieros del Ejército. Dos escaleras laterales dan acceso al palomar, propiamente dicho, con un elegante vestíbulo, estando situado a la derecha el palomar de las Sociedades Colombofilas y a la izquierda, los palomares militares. En el día de la inauguración, quedaban en el primero cerca de 170 palomas, teniendo en cuenta que se han perdido de la suelta de Ocaña mas de 80. En los palomares militares hay unas 36 palomas viajeras y 12 dedicadas a la reproducción. Se han hecho sueltas desde la Plaza de Toros de las Ventas y desde Vicálvaro.

   
  Su Majestad El Rey Alfonso XIII, en foto de la época, Presidente de Honor de la Exposición  

En la siguiente crónica, escrita desde la propia Exposición, el 4 de Mayo, D. Joaquín de la Llave detalla como el día 3, se verifico la apertura oficial de la Exposición. A las 16:00 horas entraron en ella SS.MM. y AA.RR., con su sequito. Iba S.M. el Rey de uniforme de alumno de Infantería, y el resto de la Familia Real; S.M. la Reina, SS.AA. los Principes de Asturias, Infantas doña Maria Teresa y doña Isabel, y la Princesa Luisa de Orleáns, hija del conde de Paris.

En el sequito iban la camarera mayor, condesa de Sástago; la dama de guardia, duquesa de la Conquista; el duque de Sotomayor, jefe superior de Palacio; El Grande de España de servicio, maques de Aguilar de Campoo; los caballerizos marqueses de la Mina, Beniel y D. Rodrigo Álvarez de Toledo; el mayordomo de semana Sr. Masa; el conde de Andino; el General Delgado y otros altos funcionarios de Palacio.

Esperaban a la Comitiva a la entrada de los jardines del Buen Retiro, el Ministro de Agricultura, de uniforme, los señores duques de Sexto y marques de Barboles, el Sr. Castelló con los delegados extranjeros de la Exposición y el Gobernador y alcalde de Madrid. Se pronunciaron discursos por el señor Canalejas, quedando abierta la Exposición, intervino también el señor Castelló, dando la bienvenida a todas las autoridades allí presentes y agradeciendo la colaboración de todos los organismos públicos y privados que han intervenido para que la Exposición sea una realidad. En nombre de los representantes extranjeros habló el delegado belga Mr. Schellenskens.

Las Personas Reales y su sequito recorrieron todas las instalaciones con una duración de 5 cuartos de hora, invirtiendo gran tiempo en el Pabellón de colombofilia, del que hizo los honores el Comandante Vives, Jefe de la Compañía de Aerostación y colombófilo muy eminente. El palomar agradó mucho a nuestro Reyes.

   
  Entrada a la Exposición de Avicultura. Hoy sede del Ayuntamiento de Madrid (Plaza de La Cibeles)

 

A los acordes de la Marcha Real, cerca de la 17:30 horas marcharon los egregios visitantes, siendo despedidos por el elemento oficial y muchos invitados de la Exposición, comunicando su agrado y asegurando visitarla de nuevo en breve plazo.

Vimos entre los invitados a los Excmos. Señores Generales Luna, Presidente de la Federación Colombofila Española y Urquiza, Jefe de la Sección de Ingenieros, los comandantes Carreras y Tejera, colombófilos eminentes y el primero secretario de la Federación, además de otros ingenieros militares representados en gran numero, así como, el cuerpo diplomático, la alta aristocracia y el sexo bello.

Siguiendo con el desarrollo de la Exposición, La Paloma Mensajera de Año XII; Junio 1902; nº 138, recoge la crónica escrita el 4 de Junio de 1902, en ella, Joaquín de la Calle, detalla como el 29 de Mayo, después del Congreso Colombófilo celebrado en el recinto de la Exposición, la organización de la misma dio un banquete a todos los congresistas asistentes a la misma. Al iniciarse el brindis, tomó la palabra el Sr. Castelló, saludando en nombre de los avicultores españoles a sus hermanos los colombófilos, sus aliados imprescindibles, brindando por los representantes extranjeros y por los Jefes de Estados de sus respectivas naciones.

Tomó la palabra a continuación, Don Diego de la Llave, Presidente de la Sociedad Colombofila más antigua de España. Dijo que había venido con el propósito de no brindar habiéndose puesto de acuerdo también sobre este punto con los demás representantes de las sociedades allí presentes, pues entendía que el General Luna, jefe supremo de la colombofilia española era el mas autorizado para hablar en nombre de todas ellas y contestar con frases mucho mas elocuentes que la suya, al Sr. Castelló. Que no quería desairar a los que tan insistentemente le pedían que hablase, pero que lo iba a hacer en nombre propio y de la sociedad que representaba, la Sociedad Colombófila de Cataluña, dejando al Presidente de la Federación la tarea de hacerlo en nombre de esta y de las sociedades que la integran. En su alocución, dijo, que con los elementos que ha contado en diversas localidades, había formado la mayor parte de las sociedades colombofilas que hoy existen, procurando su emancipación para difundir la colombofilia en el país, y que como tal vería con complacencia que la capital de España, hoy residencia oficial de la Federación, no carezca de una sociedad colombofila y que su brindis se limitaba pues, a motivar a los colombófilos madrileños allí presentes y en especial a D. Javier de Beranguer, que reunía verdaderas condiciones de organizador y propagandista, a que se constituyera en sociedad inmediatamente, aprovechando las relaciones entabladas en la exposición y en el Congreso por los elementos colombófilos madrileños, hasta ahora dispersos. Y antes de sentarme dijo, levantaré mi copa en nombre de la sociedad que represento por la prosperidad de todas las demás y la salud de sus dignos delegados sentados en esta mesa.

Recogió el Sr. Beranguer tan directa alusión y comentó al Sr. La Llave su ofrecimiento a reunir cuanto antes a los aficionados madrileños, constituirlos en sociedad y tomar por modelo a la Sociedad Colombofila de Cataluña no solo la mas antigua, sino la primera de España por su importancia.

Cerró el acto el General Luna, presidente de la Federación, que hizo votos fervientes por el desarrollo de la colombofilia en España, ofreciendo poner todo de su parte para lograr ese fin.

Siguiendo con el ritmo frenético que marcaba la agenda de la Exposición, Joaquín de la Calle, en su crónica de 4 de Junio, comenta como en ese día los colombófilos quisieron corresponder al banquete celebrado por el Sr. Castelló, con otro promovido por ellos y en agradecimiento a la labor desarrollada por él para que la Exposición de Madrid fuera una realidad.

En dicho acto, el Sr. La Llave obsequió, al Sr. Castelló, con un regalo que le hacían todos los colombófilos, como muestra del cariño y la admiración que sentían por el. Recordó los meritos que dicho señor tiene contraídos con el colombófilo, al ser organizador del primer concurso de velocidad con presencia de palomas y colombófilos de distintas procedencias, de los primeros concursos de belleza y que ahora del primer Congreso colombófilo español. Continuaba felicitándole en nombre de todos por el gran éxito obtenido en la Exposición, dijo que su nombre se había hecho popular en toda España y terminó diciendo, brindemos, señores, por el gran Castelló y para que nos reúna en años venideros en otras ciudades para seguir popularizando la colombofilia.

El Sr. Castelló, contestó agradeciendo el obsequio que los colombófilos le hacían y al Sr. La Llave las frases que le había dirigido y terminó tan agradable cena con una larga sobremesa en la que reinó la mayor expansión y afecto entre todos los reunidos, que contribuirá sin duda alguna a estrechar mas los lazos de unión y de sincero compañerismo entre los colombófilos de las diversas regiones de España.

En crónica de 7 de Junio de 1902, J. De La Llave, describe como S.M. el Rey, ha clausurado con fecha de hoy la Exposición, acompañado de su augusta Madre, los Principes de Asturias y las Infantas Isabel y Maria Teresa. Todas las personalidades se dirigieron a la tribuna de Ingenieros del Ejército, donde S.M. el Rey clausuró la Exposición, colocando una corbata a la bandera allí presente, como recuerdo de su celebración. Antes de salir del recinto dio una vuelta, examinando las jaulas en las que figuraban las palomas del concurso de belleza, marchando muy complacido y recibiendo muestras de respeto y adhesión de la concurrencia.

N. de la R.: La confraternización mantenida durante todos los días que duró la Exposición, por la diversas personas y estamentos allí presentes, a la celebración del primer colombodromo de España, el Congreso Colombófilo y el interés de la propia Monarquía, sirvió como semilla para crear las bases de lo que mas tarde sería la fundación del primer Club Colombófilo de Madrid. Destacar en este aspecto el particular y preciso impulso que dio D. Diego de la Llave en su discurso, al propiciar de manera clara la necesidad de fundar un club en Madrid, aprovechando las excelentes condiciones de gestión y formación que presentaban los numerosos colombófilos que se encontraban dispersos en la Villa. Ese modelo de fomento de la colombofilia propuesto por La Llave y que motivó de forma escalonada la creación de nuevas sociedades en la España de entonces, debe servirnos de guía, para dentro de nuestras responsabilidades deportivas, favorecer la formación de nuevos y jóvenes gestores colombófilos con capacidad para promover la fundación de nuevos clubes en áreas de potencial desarrollo.

Texto de: Fernando Martínez González (Fondo Madrid)
Archivo de: José Luis Cort Bas (Fondo Madrid)