EL COLOR DE LAS PALOMAS (2ª parte)

Manuel Morán Pascual

El color en las palomas

Los colores que vemos en las palomas son debidos a la luz que se refleja en las plumas, que depende directamente del depósito de melanina en las mismas. La melanina es una sustancia pigmentante, que se encuentra en todos los seres vivos y que protege a las células de la luz que reciben, reflejando parte de ella. En las palomas nos encontramos con tres variantes de la melanina: la eumelanina negra, la eumelanina bruna y la feomelanina.

Dependiendo de qué pigmento tengamos vamos a ver la paloma de un color u otro, y según la cantidad que tenga en las plumas de las diferentes partes del cuerpo vamos a ver los diferentes dibujos. Así, en una paloma azul, el fondo claro se debe a que los gránulos de pigmento están muy separados (poca concentración) y el color oscuro de las barras de las alas indica que los gránulos están muy juntos (mucha concentración). Las zonas blancas de una paloma pinta, son plumas en las que no hay pigmento de ningún tipo.

Por tanto tenemos dos conceptos básicos que debemos diferenciar: el pigmento y el dibujo.

El pigmento

El pigmento es, por así decirlo, el color base de la paloma. Es una composición de melanina, que se encuentra en tres variantes que origina los tres colores básicos:

- Pigmento rojo (feomelanina), que es el que presentan las rojas y bayas.
- Pigmento negro (eumelanina negra), es el más común, que es el que presentan las palomas azules.
- Pigmento marrón (eumelanina marrón), en las palomas marrones, bastante difícil de observar.

Volviendo a la genética aplicada al color de las palomas, podemos decir que el pigmento se transmite de forma ligada al sexo, es decir, en los cromosomas. Y según se ha podido comprobar, el rojo es dominante frente al negro, y el negro dominante frente al marrón (de ahí la escasez de este último).

Aquí hay que hacer una aclaración para que no sirva de confusión: cuando hablamos de una paloma de pigmento negro, no nos referimos a una paloma que vemos negra, sino al conjunto de palomas azules y rodadas, que llevan este pigmento, en contraposición con las que lo llevan rojo. Como veremos más adelante, una paloma negra es la combinación de un pigmento negro (igual que azules y rodadas) a la que se ha sumado un factor de extensión (veremos este concepto en el siguiente capítulo)

Para ver las combinaciones genéticas posibles, vamos a denominar cada uno de los factores de la siguiente forma:

XR = pigmento rojo
XN = pigmento negro
XM = pigmento marrón

La X que anteponemos nos indica que es un carácter ligado al sexo, como hemos dicho antes, por lo tanto, los machos llevarán dos copias de la información, mientras que las hembras solo una. Por ejemplo, XR.XR representa un macho homocigótico para el pigmento rojo, mientras que XR.XN representa un macho heterocigótico para el mismo pigmento (en este caso portador de negro), pero nosotros no los distinguimos a simple vista. Y de la misma forma, XR.Y representa una hembra de pigmento rojo y XN.Y representa una hembra de pigmento negro.

Cuando hablamos de heterocigóticos debemos tener en cuenta la dominancia de los caracteres, es decir, cual domina a cual. Por ejemplo, un heterocigótico para el rojo (XR.XN) tiene un gen que indica pigmento rojo y otro que indica pigmento negro, y como el rojo domina al negro, veremos la paloma roja. Y un heterocigótico para el negro (XN.XM) lleva un gen que indica pigmento negro y otro marrón, y como el negro domina al marrón, veremos la paloma negra (azul). Y en todos los casos, no importa el orden en que pongamos los genes, es decir, es lo mismo XR.XN que XN.XR, pero lo habitual es escribir primero el dominante (XR.XN).

Vamos a ver dos ejemplos de los descendientes que podemos obtener según crucemos a los padres:

1º.- Macho homocigótico para el pigmento rojo (XR.XR) x hembra de pigmento negro (XN.Y)

XR XR
XN XR.XN XR.XN
Y XR.Y XR.Y
El resultado teórico que obtenemos es:
- 50% machos con pigmento rojo (portadores de negro)
- 50% hembras con pigmento rojo

Pero todos los vamos a ver de color rojo, porque es dominante.

2º.- Macho de pigmento rojo portador de negro (XR.XN) x hembra de pigmento negro (XN.Y)

XR XN
XN XR.XN XN.XN
Y XR.Y XN.Y
Y el resultado que obtenemos en este caso es:
- 25 % machos rojos portadores de negro
- 25 % machos de pigmento negro
- 25% hembras de pigmento rojo
- 25% hembras de pigmento negro

Lo que llamamos "portadores de..." nos referimos a heterocigóticos, es decir, que los dos genes son distintos, y vemos el color del gen más dominantes de los dos. En este caso, estos machos rojos portadores de negro podemos diferenciarlos de los rojos homocigóticos porque los primeros manifiestan una serie de manchitas negras sobre todo en la cola y alas, que el homocigótico no presenta.

Y de la misma forma podemos hacer el resto de combinaciones, en función de los genes que conozcamos de los padres. Pero eso lo dejamos para que el lector se entretenga y practique.

Entre otras cosas, podremos comprobar que el resultado es diferente en los dos cruces siguientes que proponemos, aunque a simple vista tengamos el cruce de una paloma de pigmento rojo con otra de pigmento negro:

- Macho homocigótico para el pigmento rojo X hembra de pigmento negro.
- Macho homocigótico para el pigmento negro X hembra de pigmento rojo.

El dibujo

El dibujo es la forma como el pigmento se dispone en las plumas del escudo de las alas, en mayor o menor cantidad y concentracion, que hace que se refleje parte de la luz que recibe (azul) o que la absorba toda (negro). De esta forma, tenemos cuatro dibujos posibles:

- Rodado oscuro, también llamado "patrón-T" por la forma de distribuirse el pigmento en las plumas, también llamado a veces "terciopelo".
- Rodado, que es el rodado habitual.
- Barrado, que es el dibujo de los azules (presentan barras oscuras en las alas y cola).
- Sin barras, que es igual que el anterior pero sin las barras en las alas.

Cuando entramos en genética, se ha encontrado que el gen responsable del dibujo se transmite de forma independiente (autosómica), es decir, que no va en los cromosomas sexuales, por lo que ambos sexos tendrán dos copias de la información. Y respecto a la dominancia, el rodado oscuro domina al rodado, el rodado domina al barrado y el barrado domina al sin barras.

Para ver las combinaciones genéticas posibles, vamos a denominar cada uno de los factores de la siguiente forma:

Ro = Rodado oscuro
R = Rodado
B = Barrado
Sb = Sin barras

Y vamos a ver algunos ejemplos de los descendientes que podemos obtener según crucemos a los padres:

1º.- Rodado oscuro homocigótico (Ro.Ro) x barrado homocigótico (B.B)

Ro Ro
B Ro.B Ro.B
B Ro.B Ro.B

Como resultado teórico obtenemos que el 100% de los descendientes son rodados oscuros (portadores de barrado).


2º.- Rodado oscuro homocigótico portador de rodado (Ro.R) X Rodado portador de barrado (R.B)

Ro R
R Ro.R R.R
B Ro.B R.B

Y el resultado es de lo más dispar:
- 25% Rodados oscuros portadores de rodado
- 25% Rodados normales (homocigóticos)
- 25% Rodados oscuros portadores de barrado
- 25% Rodados normales portadores de barrado


Aunque lo que vamos a ver es un 50% de rodados oscuros y un 50% de rodados normales.

Combinación de pigmento y dibujo

Como práctica más avanzada, y después de haber hecho varios ejercicios con los distintos cruces que hemos visto, ahora podemos dar un paso más, combinando los pigmentos y los dibujos, que es lo que nos va a dar el color de la paloma tal cual lo vemos.

Aquí nos encontramos con una pequeña dificultad: la nomenclatura de los distintos colores es diferente si hablamos con un colombófilo de distintas zonas geográficas. Así nos podemos encontrar que, lo que un colombófilo llama "rodado" otro lo llama "prieto", un "bayo" para uno es un rojo barrado y para otro es un marrón barrado, y así con muchos colores, con lo que lo más correcto sería llamar los colores por la nomenclatura de sus genes.

De esta forma, algunos de los colores serían los siguientes:

- Color = Pigmento + Dibujo
- Rojo intenso = rojo + rodado oscuro
- Rojo rodado = rojo + rodado normal
- Bayo = rojo + barrado
- Rodado oscuro (mal llamado bronce) = negro + rodado oscuro
- Rodado (rodado normal) = negro + rodado
- Azul = negro + barrado

Aclarar que los rojos que estamos describiendo son el típico rojo que tiene las remeras y la cola de color ceniza claro casi blanco. Otros colores que se nos presentan son producto de lo que llamamos modificadores, que los veremos más adelante, como es el rojo recesivo, que se diferencia de el rojo anterior en que las remeras y la cola son del mismo tono que el resto del cuerpo.

Vamos a hacer un ejemplo (de los más complicados) y dejamos el resto de posibles combinaciones para que el lector practique y adquiera la destreza deseada.

Cruzamos un macho rojo rodado que suponemos heterocigótico para el pigmento rojo (por tanto portador de negro) y heterocigótico para el dibujo rodado normal (por tanto portador de barrado); con una hembra azul rodada oscura (pigmento negro) portadora de barrado (azul), por tanto heterocigótica en el dibujo:

1º.- Según nos dice la 3ª ley de Mendel, cada uno de los caracteres se transmite de forma independiente, por tanto, hacemos una tabla de Punnet con los pigmentos y otra con los dibujos:

Para el pigmento
XR XN
XN XR.XN XN.XN
Y XR.Y XN.Y
Para el dibujo
R B
Ro Ro.R Ro.B
B R.B B.B

y para unificarlos, hacemos una nueva tabla similar, en la que los ejes son los resultados de cada una de las tablas anteriores:

  XR.XN XN.XN XR.Y XN.Y
Ro.R XR.XN - Ro.R

M rojo intenso (portador de negro y portador de rodado normal)
XN.XN - Ro.R

M azul rodado oscuro (portador de rodado normal)
XR.Y - Ro.R

H roja intensa (portadora de rodado normal)
XN.Y - Ro.R

H azul rodada oscura (portadora de rodado normal)
Ro.B XR.XN - Ro.B

M rojo intenso (portador de negro y de barrado)
XN.XN - Ro.B

M azul rodado oscuro (portador de barrado)
XR.Y - Ro.B

H roja intensa (portadora de barrado)
XN.Y - Ro.B

H azul rodada oscura (portadora de barrado)
R.B XR.XN - R.B

M rojo rodado (portador de negro y de barrado)
XN.XN - R.B

M azul rodado portador de barrado
XR.Y - R.B

H roja rodada (portadora de barrado)
XN.Y - R.B

H azul rodada (portadora de barrado)
B.B XR.XN - B.B

M rojo barrado (bayo)
XN.XN - B.B

M azul barrado (azul)
XR.Y - B.B

H rojo barrado (bayo)
XN.Y - B.B

H azul barrado (azul)

Como vemos en este caso, las combinaciones son múltiples, que es el caso habitual que tenemos en nuestros palomares. Muchas veces, de un cruce de rodados por ejemplo, obtenemos hijos azules, y solemos decir "ha sido un salto atrás". Pues bien, como acabamos de ver, es solamente fruto de las combinaciones que podemos tener, ni más ni menos. En el ejemplo, independientemente del color, los dos padres son rodados (uno normal y otro oscuro) y de los 16 descendientes teóricos que podemos sacar, la estadística nos dice que 12 deberían ser rodados y 4 barrados (bayos y azules). Por tanto, de esta pareja, la mayoría de las veces sacaremos rodados y sólo de vez en cuando aparecerá un azul o un bayo.

De todo esto podemos deducir fácilmente que si queremos tener la certeza de los colores que queremos sacar, debemos trabajar con colores puros, es decir, homocigóticos, y el problema que nos encontramos es que en los dominantes, por su condición de ocultar el otro gen, no podemos discernir si es homocigótico o heterocigótico. Solamente con cruces con colores recesivos y después de muchos descendientes sin aparecer el color del recesivo, podemos decir (aunque sin la certeza absoluta) que el progenitor es homocigótico para ese color. A modo de ejemplo, si queremos saber si un macho es rodado homocigótico o heterocigótico y no conocemos el color de sus progenitores, lo cruzamos con una hembra barrada y obtenemos un número elevado de pichones. Si todos los pichones son rodados (que en este caso van a ser heterocigóticos), podemos decir casi con seguridad que es homocigótico, pero en el momento que aparece uno barrado, ya tenemos la certeza de que es heterocigótico.